, , ,

EXPOSICIÓN | El espejo perdido. Judíos y conversos en la edad media

La España bajomedieval fue extendiendo el cristianismo como religión única en una sociedad que, aun así, era plurireligiosa. Poderes políticos y económicos agitaban los vasos comunicantes entre Estado, identidad y espiritualidad y acabaron imponiendo una sociedad espiritualmente uniforme. Los hispanos judíos fueron uno de los colectivos más afectados: señalados, perseguidos, asesinados, forzados a la conversión, al exilio y deshumanizados. ¿Y qué papel jugó la comunicación visual en todo esto? ¿Cómo se utilizó el arte medieval para hacer propaganda antisemita? Del 23 de febrero al 26 de mayo de 2024 puede visitarse en el MNAC ‘El espejo perdido’, una exposición que nos habla de los judíos y los conversos en la edad media y de cómo la pintura se puso al servicio del pensamiento y la identidad única cristiana.

|

La exposición El espejo perdido. Judíos y conversos en la edad media, comisariada por Joan Molina, jefe del Departamento de Pintura Gótica Española del Museo de Prado, repasa la evolución de las violencias contra los hispanos judíos desde los primeros cuestionamientos por parte de los teólogos cristianos en el siglo XIII hasta su expulsión de la Corona de Castilla y la Corona de Aragón en 1492.

“La diferencia existe, pero la alteridad se construye”: esta es la tesis central y el hilo conductor de una muestra que resigue la construcción de la alteridad judía a través de comunicación visual y el arte pictórico. Para hacerlo se ha organizado en cinco ámbitos expositivos: los tiempos de la convivencia enriquecedora y pacífica (Transferencias e intercambios); la transición hacia los primeros señalamientos de los judíos bajo la metáfora de la ceguera (De precursores a ciegos); la explosión de la violencia antisemita (Antijudaismo e imágenes mediáticas); la situación de los conversos de estar bajo sospecha y vigilancia constantes (Imágenes para conversos, imágenes de conversos); y, finalmente, el proyecto represivo de la Inquisición (Escenografías de la Inquisición).

A través de este recorrido podemos ver la evolución de un corpus visual claramente racista, que contribuyó a demonizar y señalar judíos y cristianos nuevos. Y podemos ver también piezas de un fervor cristiano exagerado que, a la manera de salvoconductos visuales, se hicieron y encargaron para demostrar la fe cristiana y evitar acusaciones de judaización. Una muestra, en definitiva, muy necesaria que esperamos que genere proyectos similares de análisis del discurso visual racista contra otras comunidades hispanas como las de los mudéjares y moriscos o los gitanos.

El mirall perdut. Jueus i conversos a l’edat mitjana
Lugar: MNAC.
Dirección: Palau Nacional, Parc de Montjuïc (Barcelona, España).
Comisariado: Joan Molina Figueras, jefe del Departamento de Pintura Gótica Española del Museo del Prado.
Organiza: MNAC, Museo del Prado.
Web: https://www.museunacional.cat/ca/el-mirall-perdut-jueus-i-conversos-a-ledat-mitjana
Dossier de prensa: català.
Catálogo: El mirall perdut. Jueus i conversos a l’edat mitjana

“El espejo perdido” explicado por Joan Molina, comisario de la exposición.